Parte II - Europa 1932 - 1935 En 1932 Coppola viaja a Europa para realizar estudios teóricos y conceptuales sobre fotografía y cine, y por circunstancias imprevistas, termina conectandose con Walter Peterhans, quien dirigía en ese momento el taller de fotografía de la nueva escuela Bauhaus en Berlin, donde Coppola se integra y realiza una serie de placas donde orienta su búsqueda hacia la experimentación con montajes y superposiciones, el estudio de la luz y las perspectivas, todos temas abordados en la Escuela Bauhaus y que coincidían con sus trabajos previos, en sus primeros acercamientos a la fotografía, como vimos en el número anterior. Hay una segunda etapa de su viaje por Europa que se define a partir del cierre de la escuela Bauhaus, considerada por el nazismo ascendente en ese momento, como formas de arte degenerado, y que produce la salida de Alemania de muchos artistas e intelectuales, entre los que se encontraba la fotógrafa Greta Stern, quien sería su primer esposa. Instalados en Londres Coppola realiza una serie de fotografías en las calles de Londres y París principalmente, donde adopta una mirada social y crítica, retratando los contrastes sociales, centrando su interés en mendigos y gente de la calle que proliferaban en la ciudades europeas al final de la primera guerra mundial. En esa serie de fotos se puede apreciar el uso de las perspectivas, los picados, puntos de fuga y planos aberrantes. Delineados por las vanguardias de ese momento y seguidas por los círculos del arte y la intelectualidad porteña, en su mayoría primera generación de argentinos nacidos de padres inmigrantes europeos a principios del siglo XX y que aún miraban hacia el viejo continente buscando ser nimbados del aura modernista e intelectual que imperaba en la Europa de entre guerras. Este fué un breve y resumido recorrido por la obra de Horacio Coppola durante sus viajes a Europa. La información recopilada de diversas fuentes resultó ser algo difusa o contradictoria en muchos puntos, así que nuestro esfuerzo estuvo en ordenar cronológicamente los trabajos (de acuerdo a las fuentes) y dar una coherencia en el enfoque adoptado por Coppola durante esta etapa y que no volvería a repetir en las siguientes etapas de su carrera. En el próximo número publicaremos la tercer y última parte de esta fotobiografía de Horacio Coppola. Tras su regreso desde Europa a Buenos Aires, se inicia la etapa que lo consagrará como fotógrafo y nos hará llegar hasta hoy su obra y su figura agigantada merecidamente tras su partida. Una extensa obra que tendremos el gusto de reproducir resumidamente para completar esta reseña.